El gran RETO para el 2016

Nuestro compromiso está determinado por dos elementos: una motivación personal para cumplir con lo dicho y la disciplina suficiente para poderlo llevar a cabo. Si tenemos falencia en alguna de estas, es necesario ir delante del Señor para pedir su guianza y templanza para poder llevarlo a cabo.

El diccionario define el compromiso como una obligación contraída, empeñar una palabra o una promesa que se tiene que cumplir. A lo largo de nuestra vida adquirimos diversos tipos de compromisos: laborales, escolares, familiares, con Dios, etc., no obstante, lamentablemente muchas veces no los cumplimos, y esto suele traernos consecuencias negativas.

Ser una persona comprometida habla de nuestro carácter, disciplina, integridad…

Leer Boletín
2016-11-07T20:09:03+00:00